Noticias

Mendaur, un lugar exótico

Mendaur, un lugar exótico

De izquierda a derecha: Justin Wu, Paul von Kessel, José Manuel Ferrary, Juan Sebastián Gómez, Álvaro López y João Teixeira.

Julio y agosto son los meses más tranquilos para los estudiantes. Muchos organizan viajes para conocer nuevos sitios, otros se dedican al voluntariado en países en vías de desarrollo, otros hacen prácticas profesionales y otros dedican el tiempo a continuar la formación académica y profesional que les permita mejorar su cultura y posibilidades de inserción en los mercados laborales.

El Colegio Mayor Mendaur de la Universidad de Navarra comenzó en Pamplona un curso universitario de Filosofía y Humanidades al que asisten 77 participantes de 21 países (Alemania, Argentina, Australia, China, Corea del Sur, Costa Rica, Ecuador, Guatemala, Eslovaquia, Eslovenia, España, Hungría, India, Irlanda, Kazajstán, Lituania, Polonia, Portugal, Rusia, Suiza y Taiwán). El cursillo empezó el 25 de junio y terminará el 25 de agosto.

Durante sus 67 días en la Comunidad Foral, los participantes reciben una introducción a la filosofía de la mano de profesores universitarios. Uno de los protagonistas del curso es Justin, un estudiante de derecho procedente de Taiwán, quien considera que la Filosofía le puede ayudar a comprender mejor el mundo, por ejemplo, “los fenómenos políticos en distintos países y sistemas”.

Pero no solo hay Filosofía y Humanidades, sino que también encuentros con expertos de distintos ámbitos como las Ciencias Ambientales, el Periodismo, la Medicina, el Derecho o la Empresa. Con tantas personas de distintos continentes, se aprovechan algunas sesiones para conocer más las culturas y países de origen de los participantes. “Son tertulias que abren la mente, pasas a ser consciente de la realidad que se viven en otros países”, dice José Manuel Ferrary, un navarro que estudia Historia.

En el horario de este curso de verano también resalta una palabra: deporte. Una manera de aprender a convivir y de conocer al resto son los ratos libres, que los asistentes a este curso suelen dedicar al deporte. Sobre todo se practica el fútbol, aunque también se juega al tenis, atletismo, pádel o squash. “Nunca llegué a pensar que podría jugar un partido de fútbol con un indio, un costarricense, un irlandés y un portugués”, dice Juan Sebastián Gómez, un estudiante ecuatoriano que ha terminado Administración y Dirección de Empresas (ADE) este año.

Las actividades no solo se desarrollan en Pamplona. Dentro de este curso de Filosofía también se promociona la cultura navarra. Un día a la semana se dedica a viajar por la Comunidad Foral para conocer su historia, cultura y tradiciones. “Es una oportunidad única para conocer las ciudades de esta zona porque nunca se sabes si volverás”, dice Vitaly Pershin, un ruso que acaba de terminar un máster de Finanzas en la Universidad de Navarra.

Ninguno de los participantes pensó que iba a poder pasar dos meses con gente tan distinta y, a la vez, movida por inquietudes intelectuales y culturales similares. Por eso no es raro que los participantes, como Paul von Kessel, un alemán que estudia ADE en la Universidad del País Vasco, diga que “vivir con 77 personas de 21 países diferentes no solo te enriquece culturalmente, sino que te abre la mente para el futuro”.

Publicado en Diario de Navarra.

Deja un comentario